Conectarse

Recuperar mi contraseña






Últimos temas
» *Desvaríos*
Mar Jul 12, 2016 2:10 am por Sigmund Freud

» Descarga y lectura online
Sáb Dic 26, 2015 12:57 am por Chevalier d'Éon

» [afiliación] OtakuCommunity
Vie Dic 19, 2014 8:29 pm por Chevalier d'Éon

» Personajes Históricos
Jue Oct 23, 2014 6:18 pm por Chevalier d'Éon

» Discusión Académica
Jue Oct 23, 2014 5:18 pm por Chevalier d'Éon

» Lyurand Terris [Normal]
Miér Sep 17, 2014 7:39 pm por Invitado

» Censo [2014]
Dom Abr 13, 2014 8:48 am por Hipatia

» Reconstrucción
Lun Mar 24, 2014 4:54 pm por Chevalier d'Éon

» Cambios y modificaciones
Vie Mar 07, 2014 9:42 pm por Chevalier d'Éon

» De parte de la condesa
Sáb Sep 28, 2013 12:50 pm por Chevalier d'Éon




Tranquilidad [Priv. Jeanne]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tranquilidad [Priv. Jeanne]

Mensaje por Elizabeth I de Tudor el Sáb Mayo 19, 2012 1:53 pm

-- Ah, vaya, no hay nadie -- se recargó en un árbol y volteó a ver al cielo, protegida por la sombra --, pero que tranquilo está todo.

Sonrió, le agradaba, estar relajándose allí, sin tener que aprender nada de su original en lo absoluto, por una vez, y además no estaban ni Shiro, ni Ikkyu, ni Freud, ni Nithinghale, ni Napoleón, no le molestaba en lo absoluto su presencia, en realidad estaría encantada de que estuvieran por ahí, pero no había nada que hacer.

Aunque pensó eso, miró insistentemente a la puerta que llevaba desde los jardines al interior del colegio, esperando ver a alguno de ellos salir, cosa que ciertamente no ocurrió.

-- Mmm... ¿qué puedo hacer? -- sonrió, hablándole a nadie en particular -- esto está realmente solitario...

Se entretuvo mirando la hierba y las plantas de los alrededores, a falta de otra cosas que hacer, por más aburrida que estuviera, no quería entrar tan pronto, estaba bastante cómoda recargada allí, y tranquila, sobre todo tranquila, una tranquilidad de la que no pensaba deshacerse tan pronto.

Se puso a tararear la cancioncilla del puente de Londres, con los ojos cerrados y totalmente relajada.

-- Días de antańo cuando los caballeros eran audaces, Gran Bretańa gobernó supremo, se cantaron canciones y cuentos se les dijo, la vida era como un sueño, los hombres de la talla del gran rey Arturo nunca vinieron aquí, para siempre
,desde que los héroes valientes se han ido --
cantaba, sin darse cuenta de absolutamente nada de lo que pasaba a su alrededor -- el puente de Londres se está cayendo, cayendo dije, cayendo, el puente de Londres se está cayendo, cayendo, cayendo dije.

Abrió los ojos y suspiró, bastante contenta.






Todas mis posesiones por un momento de tiempo. La cólera da ingenio a los hombres apagados, pero los deja en la pobreza.

Elizabeth I de Tudor

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.