Conectarse

Recuperar mi contraseña






Últimos temas
» *Desvaríos*
Mar Jul 12, 2016 2:10 am por Sigmund Freud

» Descarga y lectura online
Sáb Dic 26, 2015 12:57 am por Chevalier d'Éon

» [afiliación] OtakuCommunity
Vie Dic 19, 2014 8:29 pm por Chevalier d'Éon

» Personajes Históricos
Jue Oct 23, 2014 6:18 pm por Chevalier d'Éon

» Discusión Académica
Jue Oct 23, 2014 5:18 pm por Chevalier d'Éon

» Lyurand Terris [Normal]
Miér Sep 17, 2014 7:39 pm por Invitado

» Censo [2014]
Dom Abr 13, 2014 8:48 am por Hipatia

» Reconstrucción
Lun Mar 24, 2014 4:54 pm por Chevalier d'Éon

» Cambios y modificaciones
Vie Mar 07, 2014 9:42 pm por Chevalier d'Éon

» De parte de la condesa
Sáb Sep 28, 2013 12:50 pm por Chevalier d'Éon




Libro [Priv. Shakespeare]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Libro [Priv. Shakespeare]

Mensaje por Elizabeth I de Tudor el Sáb Mayo 19, 2012 12:32 pm

Miró con insistencia por entre los estantes, buscando con insistencia un libro que le pudiera informar más a fondo acerca de su original, aunque ya había perdido la esperanza de encontrarlo.

Suspiró y se sentó en una de las mesas que había allí para lectura, ya dándose por vencida en su objetivo, la biblioteca era bastante amplia, ¿cómo se supone que encontraría lo que quería?

Estaba segura de que había un libro al respecto, ya que hacía tan sólo unos días lo había estado leyendo. Apoyó su cabeza en ambos brazos mientras por sus pensamientos pasaban frases sueltas de lo que recordaba.

Ana Bolena fue ejecutada, con lo que fue declarada hija ilegítima
Su madre...más bien, la de su original...como le hubiera gustado tener madre, aunque por lo que decía, ni siquiera su original había tenido tiempo de conocerla bien.

María I Tudor informa a su esposo que no considera a Elizabeth su sucesora legítima por ser hija del músico Mark Smeaton
soltó un suspiro, no le había pasado a ella, pero le había pasado a su original, ¿cómo no sentirse identificada por lo ocurrido a alguien cuyo camino tenía que seguir?

Elizabeth sentía repulsión con compartir el poder con el Rey consorte
¿esa era la razón por la que no se había casado? No le agradaba, si lo hubiera hecho, podría haber habido un clon de su esposo...

Sacudió la cabeza, algo mareada, había estado a un paso de quedarse dormida. Se tocó la cabeza, no debía pensar en esas cosas, pero, aún así, todos siempre se veían muy alterados, ¿qué pasaría si siguiera el mismo camino de su original? Nada malo, a vista de todos, pero, ¡en verdad que quería casarse! No le gustaba la idea de quedarse eternamente sola.

Sonrió de lado, en verdad que no debía preocuparse de ese modo, no era necesario y no le ayudaba en nada, sólo tenía que relajarse, ya había renunciado a encontrar ese libro, al menos por ese día.

En eso estaba pensando cuando el título de un libro el llamó la atención. Parpadeó para deshacerse del ensimismamiento y volvió a fijar su mirada en él: "Romeo y Julieta". Sonrió emocionada, una historia de amor, eso era lo que necesitaba para sentirse mejor.

Se levantó y fue inmediatamente hacia aquel estante, estirándose un poco hasta alcanzar el libro deseado.

Una vez con el libro entre los brazos, por la emoción lo había abrazado, se dirigió a su asiento de poco antes, abriendo el libro con parsimonia y leyendo las primeras líneas, saltándose la parte de los personajes:

PROLOGO

Coro
En la hermosa Verona, donde acaecieron estos amores, dos familias rivales igualmente nobles habían derramado, por sus odios mutuos, mucha inculpada sangre. Sus inocentes hijos pagaron la pena de estos rencores, que trajeron su muerte y el fin de su triste amor. Sólo dos horas va a durar en la escena este odio secular de razas. Atended al triste enredo, y supliréis con vuestra atención lo que falte a la tragedia.

ACTO I
ESCENA PRIMERA
Una plaza de Verona
SANSÓN Y GREGORIO, CON ESPADAS Y BROQUELES
Sansón
A fe mía, Gregorio, que no hay por qué bajar la cabeza.
Gregorio
Eso sería convertirnos en bestias de carga.
Sansón
Quería decirte que, si nos hostigan, debemos responder.
Gregorio
Sí: soltar la albarda
Sansón
Yo, si me pican, fácilmente salto.
Gregorio
Pero no es fácil picarte para que saltes.
Sansón
Basta cualquier gozquejo de casa de los Montescos para hacerme saltar.
Gregorio
Quien salta, se va. El verdadero valor está en quedarse firme en su puesto. Eso que llamas saltar es huir.
Sansón
Los perros de esa casa me hacen saltar primero y me paran después....


Cerró el libro, le gustaba leer esa historia, pero estaba algo cansada. Recargo la cabeza sobre la portada de la obra y cerró los ojos.









Todas mis posesiones por un momento de tiempo. La cólera da ingenio a los hombres apagados, pero los deja en la pobreza.
avatar
Elizabeth I de Tudor

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.